Columnas

Los hijos olvidarán

Texto reproducido de TodosEnFamilia
Foto: Jude Freeman

El tiempo es un animal extraño. Se parece a un gato, hace lo que le da la gana. Te mira astuto e indiferente, se marcha cuando le suplicas que se quede y se queda inmóvil cuando le pides por favor que se vaya. A veces te muerde mientras ronronea o te araña mientras te besa.

El tiempo, poco a poco, me liberará de la extenuante fatiga de tener hijos pequeños. De las noches sin dormir y de los días sin reposo.

De las manos gorditas que sin parar me agarran, me escalan por mi espalda, me cogen, me rebuscan sin restricciones ni vacilaciones. Del peso que llena mis brazos y dobla mi espalda. De las voces que me llaman y no permiten retrasos, esperas, ni vacilaciones.

Sigue leyendo “Los hijos olvidarán”

Anuncios
Columnas

La maternidad como un espejo

Por Loreto Hagar*
@revolucionutricional

Mi primera maternidad llegó cuando me creía resuelta, segura de lo que quería y de lo que era capaz; estaba tranquila con mi camino y mi misión, sin miedos. La vida fluía y yo la disfrutaba, todo andaba bien. Entrar a este mundo y mantenerme por un tiempo ahí con mi primer hijo, lo viví de forma tan intensa y desbordante de felicidad, que no me dio tiempo para cuestionarme mucho. Sin embargo, intuía que algo había, algo que me inquietaba. Una inconformidad permanente por algo que no me dejaba ser al 100%. Entonces no lo podía ver.

Creo que eso que permanecía latente, hizo que con mi segunda hija las cosas fueran distintas. Desde la semana 23 de embarazo estuve en reposo y ella tuvo alergia alimentaria desde los 3 meses de edad. Hubo instancias dolorosas, intensas, pero que al mismo tiempo me han mantenido 15 meses en casa, conmigo y con mi familia: mi compañero de vida y mis dos hijos. Hoy ya casi de salida de este proceso intenso de crecimiento personal por sobre todo, pero también de pareja y de familia, les puedo compartir mi experiencia.

Sigue leyendo “La maternidad como un espejo”

Columnas

Por el derecho de mi hija a ser amamantada

Por Yannina Aliaga, abogada / 

Durante las primeras semanas de vida de nuestra pequeña Julieta, una de las principales limitaciones para retomar la rutina y volver a la “vida civil”, fue el tema de la lactancia. Decidir amamantarla no fue algo fácil, ya que la libre demanda no distingue hora y mucho menos lugar, sin duda que pierdes independencia y libertad, por lo que entiendo perfectamente a aquellas madres que por diversos motivos no pueden o no quieren hacerlo. Porque amamantar puede ser una tarea titánica, seas madre primeriza o no. Aparte de tener que acomodarte forzadamente en una plaza o café, intentar lograr el acople perfecto para evitar que la guatita se le llene de aire, debes soportar las miradas lascivas de hombres (sí, es terrible) e inquisitivas de mujeres que de solidaridad con el género poco saben. Pero créanme que soportar eso y atreverme a sacar la pechuga en cualquier lugar, hoy lo hago con la plena convicción que no se trata de un derecho conquistado por modernas mujeres, sino que del derecho de mi hija a ser alimentada con leche materna cada vez que tenga hambre. Un derecho del niño o niña, protegido por la Convención Internacional de Derechos del Niño, ratificada por Chile y por tanto con carácter obligatorio y vinculante para el Estado y todos sus ciudadanos.

Sigue leyendo “Por el derecho de mi hija a ser amamantada”

Columnas

5 consejos que NO deberías seguir para tener una lactancia exitosa

Por Florencia Monje, asesora de lactancia (*)

  1. “Yo tuve poca leche y de mala calidad, no te sorprendas si te pasa lo mismo”

La producción de leche sigue la ley de la oferta-demanda; a mayor succión mayor producción. Mientras el bebé succione, habrá leche. La hipogalactia (baja producción de leche) real es muy rara. En general, que una mujer no tenga suficiente leche no tiene que ver con algo fisiológico, sino con que el bebé está poco en el pecho. La calidad de la leche materna es siempre buena y específica para cada guagua, aún en madres malnutridas. Y no existe aquello de “familias malas lecheras”, cada mujer es capaz de producir la leche que su guagua necesita en la medida que se respete la fisiología del amamantamiento y necesidades del bebé.

  1. No le des antes de 3-4 horas, si no lo vas a mal acostumbrar”

Una de las cosas más importantes para asegurar el éxito de la lactancia es la libre demanda. Esto quiere decir, ofrecerle el pecho al bebé cada vez que lo pida, cuantas veces sea necesario, y hasta que se suelte espontáneamente. En resumidas cuentas, olvidarse del reloj. Esto nos asegura una adecuada producción. Por lo demás, las demandas de alimentación no son iguales en todas las guaguas ni en la misma guagua en distintas etapas. Existen las llamadas “crisis de lactancia”, donde el bebé tiene picks de crecimiento, por lo tanto demanda mucho pecho para que la mamá pueda aumentar su producción. Si no hacemos caso de los requerimientos de nuestro hijo porque pensamos que llora para manipularnos o que se va a mal acostumbrar o que es imposible que tenga hambre si le dimos hace una hora, lo que va a pasar es que no produciremos la cantidad de leche que requiere. Sigue leyendo “5 consejos que NO deberías seguir para tener una lactancia exitosa”

Columnas

No soy la mamá Pinterest

Por Javiera Rossel, periodista

Típico que antes de ser madre una tiene una imagen ideal sobre la crianza que le entregará a sus retoños, cosas que llevadas a la práctica resultan graciosas de lo ingenuas que eran. Pero claramente la mamá perfecta que estaba en mi cabeza, no se parece en nada a mí. En mi caso hay tres situaciones, que juré que jamás haría con mi hija, pero finalmente me veo aquí mordiéndome la lengua, viviendo lo mismo que el meme de ficción v/s realidad que tanta risa provoca. Sigue leyendo “No soy la mamá Pinterest”

Columnas

Por qué el nacimiento es un evento determinante

Por Florencia Monje y Camila Boettiger, kinesiólogas especialistas en embarazo y postparto.

Inmediatamente después del parto y por aproximadamente dos horas, el bebé está perfectamente consciente y alerta, en plena formación de circuitos neuronales. Y la principal necesidad que tiene es sentirse seguro, lo que logra a través del olor de su madre y la cercanía de su cuerpo. Su cerebro necesita satisfacer las necesidades sensoriales de cercanía y olfato. En este escenario, la hormona que reina es la oxitocina, o también llamada hormona del amor. Los circuitos neuronales de ese recién nacido comienzan a desarrollarse en base a esta hormona. Por otro lado, tenemos el escenario de un parto muy intervenido, medicalizado, donde la guagua al nacer es separada de su madre para seguir una serie de protocolos hospitalarios. Podemos imaginar el desamparo de un recién nacido que sale al medio extrauterino y no encuentra la seguridad del olor y el cuerpo de su madre: en ese recién nacido los circuitos neuronales no se generan en base a la hormona del amor, si no en base a hormonas del estrés. Así de importante es.

Sigue leyendo “Por qué el nacimiento es un evento determinante”

Columnas

No te olvides de pedalear

unnamed (1)La ciclista chilena de alto rendimiento Constanza Contreras acaba de publicar una carta en el sitio de Leaders&Daughters, una campaña mundial donde mujeres escriben cartas a sus hijas sobre las claves para ser líderes. Constanza, que pedaleó embarazada hasta los 8 meses y que ha estado entre las cinco mejores ciclistas de Chile en las categorías Cross Country y Ruta, también inició la campaña Pedalea por ti, que invita a mujeres a andar en bici. Este es el texto que la ciclista dedica a su hija de casi 2 años. Sigue leyendo “No te olvides de pedalear”