Sin categoría

Confiar: la clave del destete

Soy de una familia en la que la lactancia materna es muy importante, dar el pecho era lo natural, lo mejor y cuando me convertí en madre tenía la convicción de querer amamantar a mis hijos. No había duda alguna, no había desconfianza en la leche, no había dificultad que no pudiese superar por lograr el objetivo de amamantar. Fui afortunada, emocionalmente estaba preparada para dar el pecho, pues confiaba en mi capacidad de hacerlo y en que eso era lo mejor. Y así tuve una lactancia maravillosa, que sacó lo mejor de mí en muchos ámbitos de mi vida y me permitió una conexión única con ellos. Descarto la idea de que este vínculo fuese sólo gracias a la lactancia, en ningún caso, pero no niego que ese escenario favorece la intimidad, la cercanía física y la satisfacción de necesidades del niño/a de una forma que a mí me enamora.

Sin embargo, nadie me preparó para el momento en que te planteas el destete. Especialmente con mi segundo hijo, cuya lactancia fue más “prolongada”.

Sigue leyendo “Confiar: la clave del destete”

Anuncios