Por qué el nacimiento es un evento determinante

kinesiologasPor Florencia Monje y Camila Boettiger, kinesiólogas especialistas en embarazo y postparto.

Inmediatamente después del parto y por aproximadamente dos horas, el bebé está perfectamente consciente y alerta, en plena formación de circuitos neuronales. Y la principal necesidad que tiene es sentirse seguro, lo que logra a través del olor de su madre y la cercanía de su cuerpo. Su cerebro necesita satisfacer las necesidades sensoriales de cercanía y olfato. En este escenario, la hormona que reina es la oxitocina, o también llamada hormona del amor. Los circuitos neuronales de ese recién nacido comienzan a desarrollarse en base a esta hormona. Por otro lado, tenemos el escenario de un parto muy intervenido, medicalizado, donde la guagua al nacer es separada de su madre para seguir una serie de protocolos hospitalarios. Podemos imaginar el desamparo de un recién nacido que sale al medio extrauterino y no encuentra la seguridad del olor y el cuerpo de su madre: en ese recién nacido los circuitos neuronales no se generan en base a la hormona del amor, si no en base a hormonas del estrés. Así de importante es.

Además, la mamá también necesita del recién nacido una vez que ha parido. El contacto con su cría genera el comportamiento maternal. Mamá y bebé se necesitan.

El parto es un evento muy marcador en la vida de cualquier mujer y el que sea una experiencia positiva o negativa, depende, en gran medida, de qué tanto nos involucramos y lo entendemos como un evento fisiológico normal, parte de nuestra vida sexual, y no como un evento médico que delegar en terceras personas como si no nos perteneciera o se tratara de una patología. Cuando comprendemos a cabalidad el proceso del parto, entendiendo que nuestro cuerpo es perfectamente capaz de parir el hijo que gesta -salvo contados casos- nuestros miedos y ansiedades se disipan y recuperamos el inmenso poder que como mujeres tenemos.

Es fundamental también, que entendamos que el respeto por el parto y el nacimiento va mucho más allá de la vía por la que nazca la guagua o el tipo de parto que finalmente terminemos teniendo (vaginal, natural o cesárea), el respeto pasa por no vulnerar los derechos de la mujer y el recién nacido, tales como acompañamiento, intimidad, silencio, derecho a moverse, a comer y tomar líquidos si lo requiere, a ser informada, a tener apego inmediato e ininterrumpido con su guagua, entre otros.

* Florencia Monje y Camila Boettiger fundaron recientemente Gestaluz talleres, una iniciativa que busca preparar y transmitir información fidedigna a mujeres y sus parejas, o quien las acompañe en el parto, para que puedan sentirse cómodos de aclarar todas sus dudas e inquietudes. Más información www.gestaluztalleres.cl

 

Anuncios

No te olvides de pedalear

unnamed (1)La ciclista chilena de alto rendimiento Constanza Contreras acaba de publicar una carta en el sitio de Leaders&Daughters, una campaña mundial donde mujeres escriben cartas a sus hijas sobre las claves para ser líderes. Constanza, que pedaleó embarazada hasta los 8 meses y que ha estado entre las cinco mejores ciclistas de Chile en las categorías Cross Country y Ruta, también inició la campaña Pedalea por ti, que invita a mujeres a andar en bici. Este es el texto que la ciclista dedica a su hija de casi 2 años. Sigue leyendo “No te olvides de pedalear”

Sobre el saludo de beso

IMG_7776Desde la mamá y psicóloga que soy, estoy en contra de obligar, insistir o propiciar que los niños y niñas acepten besos, abrazos o caricias si es que no desean hacerlo. Y no es algo antojadizo, simplemente aceptar estas prácticas no sólo expone a nuestros niños, también significa cosificarlos y no considerarlos como un otro; un ser humano en desarrollo que tiene gustos propios, preferencias y que también puede tener temores o rechazos qué hay que considerar. Respetar los límites que naturalmente establecen nuestros hijos les enseña a valorar y cuidar de su cuerpo y previene que silencien situaciones de acoso o abuso a las que pudieran estar expuestos, pues están más preparados para identificar y expresar situaciones que les hagan sentir incómodos o vulnerados.

Si se trata de educarlos, siempre podemos enseñarles a saludar con la mano o con una frase si es que ya saben a hablar. También pueden saludar de un beso si lo desean, el tema aquí es respetar su forma natural de relacionarse con los otros.

Este es un tema que debemos concientizar como adultos, pues somos nosotros los que podemos generar un cambio: acerquémonos con respeto a los niños, evaluemos si se siente a gusto o no con nuestra presencia y si no es así, saludémoslos con la mano, con una sonrisa o una frase amistosa. No cuesta tanto empatizar con ellos; recordemos y conectémonos con el niño que fuimos.

Crianza por whatsapp

Whatsapp-Crashing-in-iOS-8Llegué al chat de madres cuando escuché a una mujer decir a la pasada algo como: “lo leí en uno de los whatsapp de maternidad”. Recuerdo el tono que usó. Hablaba como si fuera algo muy obvio, muy conocido, como si cada madre en el mundo perteneciera a un chat de madres. Pero a mí me pareció curiosísimo; un fenómeno. Así que la llené de preguntas: me dijo que se trataba de un grupo donde había 100 mujeres desconocidas –el máximo de miembros que permitía whatsapp hace un año–, todas madres, funcionaba 24/7, las 24 horas del día y los cupos estaban llenos. Apenas se abriera uno me avisaría, me dijo. Tres días después, me ingresaron y varias me dieron la bienvenida mientras seguían hablando del tema de ese minuto: cacas. Sigue leyendo “Crianza por whatsapp”

Mamá a los 16

Fui mamá a los 16 años, de un embarazo que no planifiqué pero que sí desee desde el primer día. Fui protegida y acompañada por mi familia y amigos más cercanos y gracias a su apoyo y a una fuerza interna que ahora me sorprende, pude traer a mi hija al mundo y criarla hasta el día de hoy, que tiene 13 años. 

Suelen preguntarme si fue difícil y claro que lo fue, pero ¿cuándo ha sido fácil la maternidad? Sigue leyendo “Mamá a los 16”

Miedos y fantasmas en la maternidad

Por Paulina Ruiz, psicóloga / 

foto-columna-los-miedos-y-fantasmas-de-la-maternidad“¿Eres psicóloga? Ah, entonces seguro que sabrás como ser una mejor mamá”. Así han sido estos 11 meses de madre y así fueron los 9 meses de embarazada ante la sociedad. Y aunque efectivamente ser psicóloga te da ciertos beneficios, ninguno de ellos tiene que ver con ser mamá. Una psicóloga tiene que lidiar con miedos y sombras en la maternidad, como cualquier madre que ejerza cualquier otra profesión u ocupación. Porque si hay algo común a todas son precisamente esos fantasmas.

Sigue leyendo “Miedos y fantasmas en la maternidad”

 

Por Mónica Donosoque-se-siente-estar-embarazada-2-e1418353698137

Me enteré de mi embarazo cuando a mi papá le quedaban 5 meses de vida. Tenía 26 años y aún vivía con él: era una de las personas más importantes de mi vida, yo era su niñita, éramos colegas y muy muy amigos.

A partir de ahí todos los días tuve que tomar una decisión importante. La primera gran decisión: irme a vivir con el papá de mi guagua. Normalmente esta es una etapa maravillosa, llena de ilusiones y proyectos lindos. Para mí también lo fue, pero ensombrecido por el hecho de dejar a mi papá enfermo y necesitado de atención y amor.

Segunda decisión: casarme. Tuve que olvidar la noche perfecta, el vestido de princesa y la preparación de un gran evento. Sigue leyendo “Convivir con la vida y la muerte”

img_9688
Ignacia Gormaz y sus gemelas Paz y Trini.

Cuando le hicieron la ecografía y le dijeron que eran gemelos, Ignacia Gormaz (31) soltó una carcajada, como esas risas nerviosas. Fue inesperado. La concepción había sido completamente natural y, con su marido, bromeaban que no les iba a servir el coche unitario que ya habían comprado. Ignacia estaba contenta y comenzó a buscar información sobre embarazos y partos múltiples, pero se impresionó de lo poco que había: casi no existían libros reconocidos, ni manuales con datos de cuidados básicos. La información sobre los tipos de embarazos –en especial del suyo, en que sus dos guaguas compartían placenta– era escaza, y ella logró reunir muchos datos, reflexiones y material interesante, los que hoy comparte en Mamaxdos, una cuenta de Instagram que aún no cumple un año y que ha alcanzado notable popularidad.
Sigue leyendo “¿Quién es mamaxdos?”

Cuando lo conocí me decidí inmediatamente a hacerle uno a mi bebé, pese a que nunca he tenido habilidades especiales para coser, me motivaron todas las posibilidades que existen con el Quiet Book: se trata de un libro artesanal que se define como tranquilo, silencioso, suave y sensorial. En cada una de sus páginas -que son de fieltro, invitando al niño o niña a manipular, experimentar, aprender y un sinfín de posibilidades- hay una propuesta diferente, promoviendo la estimulación sensorial, la psicomotricidad fina, el pensamiento lógico-matemático, además de los procesos cognitivos que supone (percepción, atención, memoria, etc.). Se puede utilizar desde bebés de pocos meses hasta niños en edad preescolar, que pueden involucrarse en su proceso de creación.la-foto-1

Además de los estímulos que suponen los colores, formas y actividades, hay una agradable sensación en tocar el fieltro-de hecho, coserlo ha sido increíblemente agradable para mí también-, lo cual me ha hecho preguntarme: ¿qué me pasa a mí como mamá al hacer este Quiet Book para mi guagua? Y me he encontrado con que no sólo me genera una gran satisfacción, sino que además me relaja y me emociona poder hacer esto para él.

¿Cómo comenzar? Sigue leyendo “Mi primer Quiet Book”

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑