Columnas

5 consejos que NO deberías seguir para tener una lactancia exitosa

Por Florencia Monje, asesora de lactancia (*)

  1. “Yo tuve poca leche y de mala calidad, no te sorprendas si te pasa lo mismo”

La producción de leche sigue la ley de la oferta-demanda; a mayor succión mayor producción. Mientras el bebé succione, habrá leche. La hipogalactia (baja producción de leche) real es muy rara. En general, que una mujer no tenga suficiente leche no tiene que ver con algo fisiológico, sino con que el bebé está poco en el pecho. La calidad de la leche materna es siempre buena y específica para cada guagua, aún en madres malnutridas. Y no existe aquello de “familias malas lecheras”, cada mujer es capaz de producir la leche que su guagua necesita en la medida que se respete la fisiología del amamantamiento y necesidades del bebé.

  1. No le des antes de 3-4 horas, si no lo vas a mal acostumbrar”

Una de las cosas más importantes para asegurar el éxito de la lactancia es la libre demanda. Esto quiere decir, ofrecerle el pecho al bebé cada vez que lo pida, cuantas veces sea necesario, y hasta que se suelte espontáneamente. En resumidas cuentas, olvidarse del reloj. Esto nos asegura una adecuada producción. Por lo demás, las demandas de alimentación no son iguales en todas las guaguas ni en la misma guagua en distintas etapas. Existen las llamadas “crisis de lactancia”, donde el bebé tiene picks de crecimiento, por lo tanto demanda mucho pecho para que la mamá pueda aumentar su producción. Si no hacemos caso de los requerimientos de nuestro hijo porque pensamos que llora para manipularnos o que se va a mal acostumbrar o que es imposible que tenga hambre si le dimos hace una hora, lo que va a pasar es que no produciremos la cantidad de leche que requiere. Sigue leyendo “5 consejos que NO deberías seguir para tener una lactancia exitosa”

Anuncios
Columnas

No soy la mamá Pinterest

Por Javiera Rossel, periodista

Típico que antes de ser madre una tiene una imagen ideal sobre la crianza que le entregará a sus retoños, cosas que llevadas a la práctica resultan graciosas de lo ingenuas que eran. Pero claramente la mamá perfecta que estaba en mi cabeza, no se parece en nada a mí. En mi caso hay tres situaciones, que juré que jamás haría con mi hija, pero finalmente me veo aquí mordiéndome la lengua, viviendo lo mismo que el meme de ficción v/s realidad que tanta risa provoca. Sigue leyendo “No soy la mamá Pinterest”

Columnas

No compares a mi hijo

Hace no mucho tiempo atrás, al preguntarle a una de las educadoras de la sala cuna cómo había estado ese día mi hijo, me respondió que bien y acto seguido, sin ninguna pausa, me dijo que aún no gateaba y que otro niño de menor edad ya lo hacía. No le tomé importancia en ese momento, pero después comenzó a molestarme el hecho de que esta profesional tuviera tan poca consideración de los tiempos de mi guagua, tan baja empatía conmigo y que trabajara con paradigmas tan equivocados. Sigue leyendo “No compares a mi hijo”

Columnas

Por qué el nacimiento es un evento determinante

Por Florencia Monje y Camila Boettiger, kinesiólogas especialistas en embarazo y postparto.

Inmediatamente después del parto y por aproximadamente dos horas, el bebé está perfectamente consciente y alerta, en plena formación de circuitos neuronales. Y la principal necesidad que tiene es sentirse seguro, lo que logra a través del olor de su madre y la cercanía de su cuerpo. Su cerebro necesita satisfacer las necesidades sensoriales de cercanía y olfato. En este escenario, la hormona que reina es la oxitocina, o también llamada hormona del amor. Los circuitos neuronales de ese recién nacido comienzan a desarrollarse en base a esta hormona. Por otro lado, tenemos el escenario de un parto muy intervenido, medicalizado, donde la guagua al nacer es separada de su madre para seguir una serie de protocolos hospitalarios. Podemos imaginar el desamparo de un recién nacido que sale al medio extrauterino y no encuentra la seguridad del olor y el cuerpo de su madre: en ese recién nacido los circuitos neuronales no se generan en base a la hormona del amor, si no en base a hormonas del estrés. Así de importante es.

Sigue leyendo “Por qué el nacimiento es un evento determinante”

Columnas

No te olvides de pedalear

unnamed (1)La ciclista chilena de alto rendimiento Constanza Contreras acaba de publicar una carta en el sitio de Leaders&Daughters, una campaña mundial donde mujeres escriben cartas a sus hijas sobre las claves para ser líderes. Constanza, que pedaleó embarazada hasta los 8 meses y que ha estado entre las cinco mejores ciclistas de Chile en las categorías Cross Country y Ruta, también inició la campaña Pedalea por ti, que invita a mujeres a andar en bici. Este es el texto que la ciclista dedica a su hija de casi 2 años. Sigue leyendo “No te olvides de pedalear”

Columnas

Sobre el saludo de beso

Desde la mamá y psicóloga que soy, estoy en contra de obligar, insistir o propiciar que los niños y niñas acepten besos, abrazos o caricias si es que no desean hacerlo. Y no es algo antojadizo, simplemente aceptar estas prácticas no sólo expone a nuestros niños, también significa cosificarlos y no considerarlos como un otro; un ser humano en desarrollo que tiene gustos propios, preferencias y que también puede tener temores o rechazos qué hay que considerar. Respetar los límites que naturalmente establecen nuestros hijos les enseña a valorar y cuidar de su cuerpo y previene que silencien situaciones de acoso o abuso a las que pudieran estar expuestos, pues están más preparados para identificar y expresar situaciones que les hagan sentir incómodos o vulnerados.

Sigue leyendo “Sobre el saludo de beso”

Columnas

Crianza por whatsapp

Llegué al chat de madres cuando escuché a una mujer decir a la pasada algo como: “lo leí en uno de los whatsapp de maternidad”. Recuerdo el tono que usó. Hablaba como si fuera algo muy obvio, muy conocido, como si cada madre en el mundo perteneciera a un chat de madres. Pero a mí me pareció curiosísimo; un fenómeno. Así que la llené de preguntas: me dijo que se trataba de un grupo donde había 100 mujeres desconocidas –el máximo de miembros que permitía whatsapp hace un año–, todas madres, funcionaba 24/7, las 24 horas del día y los cupos estaban llenos. Apenas se abriera uno me avisaría, me dijo. Tres días después, me ingresaron y varias me dieron la bienvenida mientras seguían hablando del tema de ese minuto: cacas. Sigue leyendo “Crianza por whatsapp”