Columnas

No compares a mi hijo

Hace no mucho tiempo atrás, al preguntarle a una de las educadoras de la sala cuna cómo había estado ese día mi hijo, me respondió que bien y acto seguido, sin ninguna pausa, me dijo que aún no gateaba y que otro niño de menor edad ya lo hacía. No le tomé importancia en ese momento, pero después comenzó a molestarme el hecho de que esta profesional tuviera tan poca consideración de los tiempos de mi guagua, tan baja empatía conmigo y que trabajara con paradigmas tan equivocados. Sigue leyendo “No compares a mi hijo”

Anuncios