Columnas

Por qué el nacimiento es un evento determinante

Por Florencia Monje y Camila Boettiger, kinesiólogas especialistas en embarazo y postparto.

Inmediatamente después del parto y por aproximadamente dos horas, el bebé está perfectamente consciente y alerta, en plena formación de circuitos neuronales. Y la principal necesidad que tiene es sentirse seguro, lo que logra a través del olor de su madre y la cercanía de su cuerpo. Su cerebro necesita satisfacer las necesidades sensoriales de cercanía y olfato. En este escenario, la hormona que reina es la oxitocina, o también llamada hormona del amor. Los circuitos neuronales de ese recién nacido comienzan a desarrollarse en base a esta hormona. Por otro lado, tenemos el escenario de un parto muy intervenido, medicalizado, donde la guagua al nacer es separada de su madre para seguir una serie de protocolos hospitalarios. Podemos imaginar el desamparo de un recién nacido que sale al medio extrauterino y no encuentra la seguridad del olor y el cuerpo de su madre: en ese recién nacido los circuitos neuronales no se generan en base a la hormona del amor, si no en base a hormonas del estrés. Así de importante es.

Sigue leyendo “Por qué el nacimiento es un evento determinante”

Anuncios